3 de octubre de 2008

Instrucciones para nadar



Siento el agua fría. Estimulante y placentero momento .Sumerjo todo el cuerpo dejando el agua por encima de la cabeza. Me evado, mi mente comienza a vaciarse. . Me sitúo en posición horizontal, poniendo los brazos como si fueran a dibujar círculos por delante de los ojos y con las piernas en posición de rana me impulso hasta la mitad de la piscina. Saco la cabeza y respiro profundamente. Por fin estoy en el mar, imagino el cielo nublado, como si fuera a llover. Meto la cabeza y voy avanzando hasta la pared en la misma posición. UNO

Al llegar cambio la posición de las piernas dejándolas rectas para que se muevan como tijeras. Los brazos alternos, salen y entran del agua como aspas de molino a medida que saco la cabeza para respirar.Uno, dos, tres. Tomo aire por la boca girando a mi derecha.Uno, dos, tres. Respiro de nuevo. Izquierda.
Siento el sol en la cara a través del cristal. Uno, dos, tres. Vuelvo a respirar y llego al final DOS. Doy la vuelta .Uno, dos, tres.Respiro de nuevo. Las piernas coordinadas con los brazos impulsan mi cuerpo hacia delante.

Me siento como si fuera parte de las gotas que salpico y vuelo por el aire, hacia el acantilado donde apareciste tras haber pasado tres años de coma .Uno, dos, tres. Decidiste despertar,.dejar tu vida inerte y fuiste a buscarme
. Llego al final. CINCO.

Doy la vuelta con un mecánico y preciso movimiento controlando la respiración. El cuerpo avanza de forma armoniosa como si toda la vida hubiera estado danzando un vals. Van 15.

Giro y me coloco sobre el agua mirando hacia el techo empujando mi brazo izquierdo hacia detrás como si fuera un remo y sacara agua. Al entrar el brazo en el agua, levanto el derecho, Las piernas siguen en posición de tijera pero los movimientos son más cortos para hacer mas esfuerzo. Mantengo la espalda recta. Uno, dos. Cambia el ritmo, ahora no es un vals calido, a la altura de la escalera doy la vuelta. Uno, dos. VEINTE

Me acerco a ti. Te recuerdo que la piel siente. Refresco tus secos labios y regreso nadando a al orilla. Te quedaste de pie mirándome inmóvil.

25. Giro 180 grados. Respiro cada tres pulsos de la melodía. Uno, dos, tres. Siento cansancio. Cuando me di la vuelta ya no estabas. Al llegar a la pared me pongo de pie tocando con los pies el fondo de la piscina. Estiro los brazos hacia atrás mirando con al cabeza el techo y tras veinte segundos de estar en esta posición, salgo del agua subiendo por las escaleras.

1 comentario:

MIRCEA BARBU dijo...

¡Estupendo! bien escrito y bien presentado. Enhorabuena (te robo las fotos, por cierto)